■ INTRODUCCION

• A menudo tienen un antecedente de un golpe directo en el olécranon seguido de hinchazón y dolor significativo

• Puede presentarse de forma aguda o crónica y puede ser séptica o aséptica


■ DIAGNOSTICO

-Clínica:

• Hinchazón en la parte posterior del codo, que presenta un engrosamiento de bursa y/o líquido en la bursa

• Hay a menudo un aumento de la sensibilidad a la palpación del olécranon

• En la sepsis o bursitis inducida por cristales, el paciente puede tener fiebre, celulitis y linfadenopatía local.


-Pruebas de laboratorio:

• Marcadores inflamatorios (VSG, PCR) y el recuento de glóbulos blancos pueden estar elevados en la sepsis sistémica y en la bursitis inducida por cristales

• Si se sospecha sepsis, se deben realizar hemocultivos y aspiración estéril del líquido de la bolsa, además de análisis de cristales, Gram y cultivo


-Pruebas de imagen:

• Rx:  no se realizan de forma rutinaria; se pueden ver osteofitos o calcificaciones en el olécranon, pero puede ser una coincidencia


■ TRATAMIENTO

• La mayoría de los casos no complicados se tratan sintomáticamente con hielo local, AINEs y protección local con un apósito almohadillado

 • La aspiración del líquido puede ayudar a aliviar el dolor y permite que se examine el líquido de la bursa, aunque con riesgo de una posible infección

• La infiltración con un corticoide tras la aspiración del líquido, puede ser beneficiosa en caso de bursitis persistente, especialmente con una artritis inflamatoria o cristales. Se recomienda reposo relativo durante 5 días después de la aspiración. Una bursitis séptica es una contraindicación para la infiltración con corticoides

• La vuelta a actividades de contacto será permitida cuando el paciente se encuentre asintomático, pero inicialmente con una almohadilla protectora para el codo

• Cuando se confirma la sepsis, tras la aspiración de la bursa se recomienda tratamiento con antibióticos de amplio espectro por vía oral. Los pacientes que no responden y en los que tienen síntomas sistémicos, deben ser monitorizados e iniciar tratamiento con antibióticos por vía intravenosa. Pueden requerir un drenaje abierto y lavado